Loading...

Buscar este blog

Follow by Email

domingo, 16 de septiembre de 2007

Orientarse a Vivir la experiencia de conocerse a si mismo

¿Orientarse es Vivir la Experiencia de Encontrarse a Sí Mismo?
Ps. Fernando Rosario Q.

El “Orientarse” en el sentido general es tener conocimiento de dónde se está, con qué elementos contamos en el medio donde vivimos, para luego tomar una decisión final; sin embargo no tenemos siempre la posibilidad de contar con esta información, por lo tanto surge la pregunta ¿Cómo Orientarnos eficazmente en este mundo para encontrar nuestro sentido de vida? Esta pregunta es una de las tareas básicas de todo joven de 15 a 17 años de edad aproximadamente y es allí donde surge la famosa “Orientación Vocacional” que busca dar respuesta a dicha interrogante, generalmente se le ha asociado a la toma de pruebas psicológicas; tomarla así es reducirla a su mínima expresión. Desde una visión más amplia podemos definir a la Orientación Vocacional como un proceso permanente que permitirá al joven desarrollar al máximo el conocimiento de sí mismo, para luego integrarse al mundo laboral y social que lo rodea; pudiendo dividirla en dos bloques que denominaremos: Informativo y Formativo. El primero, destinado a que el joven conozca sobre su entorno universitario, laboral, el perfil que necesita tener. Para ver cómo estás en este bloque plantéate estas preguntas: información de profesiones (¿Qué cursos llevaré?, ¿En qué me desempeñaré?¿Cuáles son los cursos más importantes para la carrera?¿En qué me puedo especializar?, ¿Qué postgrado puedo llevar?), Universidades (¿Qué universidades tienen la carrera que me gusta?, ¿Cuál es la mejor en la carrera ?, ¿Cuánto cuesta estudiar la carrera escogida?), Mundo laboral ( ¿Dónde trabajaré?,¿Mi carrera es pedida?,¿Qué perfil profesional se busca ahora en edad, sexo, universidad de procedencia, experiencia?, ¿Qué conocimientos adicionales debo tener: computación, inglés ?), y la auto-evaluación de tus Preferencias Profesionales

(¿Qué actividades te gustaría realizar toda tu vida?, por ejemplo si un joven quiere estudiar Ingeniería Civil debe ser de su agrado trazar, diseñar y mostrar interés por las matemáticas específicamente por geometría), Personalidad (¿Qué habilidades personales necesito para estudiar una carrera especifica y cuáles debo trabajar para ser un profesional de éxito?, ¿Cómo es un Contador, Profesor, Artista, Ingeniero? ¿Te imaginas un profesor tímido?), Aptitudes Vocacionales (¿Para qué eres bueno y qué haces mejor?¿En qué habilidad destacas con facilidad?¿Eres bueno para dibujar e imaginar?¿Eres bueno para conversar, expresar?), Habilidades Intelectuales (¿Cómo manejas tu fluidez verbal, cómo te expresas ante los demás, cómo razonas y qué tipo de pensamiento manejas, en qué nivel se encuentra tu comprensión verbal, qué tal va tu cálculo numérico, cómo te va con tu imaginación?). El segundo bloque está ligado al planteamiento de un “Plan de Vida” donde el joven debe de visualizarse a nivel laboral (¿dónde le gustaría trabajar?, ¿qué actividades le gustaría hacer?, ¿cómo le gustaría estar vestido?), vida familiar (¿cómo te gustaría vivir?, ¿dónde te gustaría vivir?), vida personal ( y la pregunta más importante ¿Serías feliz en el futuro?,¿Te haría feliz tu carrera?, ¿Sientes que cumplirías con el fin de tu vida?,¿Trascenderías a tu tiempo?).

Observar este proceso de esta forma permitirá hacer que esta “orientación” parta de un auto-conocimiento propio y solo así podrás vivir la experiencia de encontrarte a ti mismo; nunca olvidando tus sueños y metas, porque el encontrar la carrera es solo el primer paso de todo el camino que tienes que seguir. Por último, siempre es recomendable solicitar ayuda profesional para que este proceso sea más integral aquí el psicólogo deberá cumplir una función orientadora.

La función del psicólogo–orientador sería análoga al recorrido de un vehículo en una gran carretera; el camino recorrido que podemos ver a través del espejo retrovisor, es nuestro pasado; el camino que vemos delante es nuestro futuro y el interior del vehículo es nuestro presente. Si es que nos quedamos viendo el retrovisor largo tiempo perderemos el control del vehículo y no pondremos atención a nuestro fututo y presente. Si es que solo nos preocupamos por el camino que está delante de nosotros no nos fijaremos en el interior de nuestro vehículo, nuestro presente. Lo apropiado es poner atención al interior del vehículo pues representa el aquí y ahora pues allí las personas tienen en sus manos lo que necesitan para dirigir su vehículo en ese largo camino, la vida. Los psicólogos-orientadores solo acompañamos a las personas, en ese viaje, para hacerlo más placentero y cuando sea necesario invitarlo a darse cuenta cómo está manejando su vehículo, cuando la persona se conozca a sí misma el orientador bajará del vehículo en la parada más cercana.